¿QUÉ NOS IMPIDE DESARROLLAR CONSCIENCIA?

Generalmente pasamos la vida sin darnos cuenta de todo lo que acontece en nosotros mismos, mucho menos nos damos cuenta de lo que acontece a nuestro alrededor, ese vivir sin darnos cuenta, es lo que los místicos llaman inconsciencia y algunas religiones pecado, pero sea lo que sea, lo que tenemos que tener presente es que: “Cuando vivimos sin darnos cuentasimplemente no vivimos”, mal podríamos decir que vivimos si no nos damos cuenta de los acontecimientos comunes de la vida, por ejemplo, cuando comemos muchas veces ni siquiera sabemos que alimentos hemos comido y a veces nos damos cuenta que estamos llenos cuando ya estamos a punto de reventar, ¡debemos desarrollar la consciencia! otro ejemplo, es frecuente que en la casa o en la oficina se permanezca con un radio encendido “que nos deleita con la música  de nuestra preferencia” pero si pasada una canción le preguntamos a quien escucha la emisora que canción acabó de sonar, lo más probable es que no lo sepa, ¡debemos desarrollar la consciencia! Y así, debido a nuestra poca atención, a nuestra inconsciencia nos perdemos las cosas maravillosas que acontecen a cada momento y por ello perdemos la facultad de maravillarnos, de asombrarnos, de ver, escuchar, oler y sentir cosas nuevas cada día, tal y como lo hace el niño para quien todo es nuevo, y por ello caemos en la ilusión de creer que “todos los días son iguales”  y en consecuencia, hemos vivido un mismo día durante 30, 40 ó 50 años y obviamente nuestra vida es aburrida, ¿Quién no se va a aburrir repitiendo 30 años el mismo día? Para combatir ese aburrimiento pasamos horas y horas frente a un televisor viendo novelas, nos inventamos juegos, tertulias, rajamos de los demás, nos emborrachamos etc. Sólo para no aburrirnos, entonces, tenemos que ver las noticias para poder tener tema de conversación por la noche mientras jugamos parqués o nos tomamos un café, tenemos que estar actualizados con los acontecimientos de cada día para sentirnos importantes, cultos, actualizados, y así, en ese afán de combatir el aburrimiento, cuando nos piden que tomemos una hora al día para meditar, para orar, sencillamente no tenemos tiempo. A mí me da algo de risa y tristeza cuando veo en las carreteras conductores a 150 KM/H los cuales a vuelo de pájaro, nos hacen pensar que necesitan llegar urgente a su destino para solucionar un asunto muy importante en sus vidas, a veces pienso que es un médico que va a realizar una cirugía urgente o un padre de familia deseoso por llegar a abrazar a su esposa e hijos, pero pensando un poco más lentamente me doy cuenta que esa persona que viaja a la velocidad del rayo, exponiendo no solo su vida y la de sus compañeros de viaje sino también la de otros conductores y pasajeros, a las siete de la noche esta plácidamente en casa sentado frente a un televisor de 42 pulgadas viendo muy atento como lo invitan a untarle  margarina la fina a la arepa de su esposa, a que lave su ropa con Ariel, a que use tampones en aquellos días especiales, a que se cepille con Colgate y se enjuague la boca con listerine, fuera de eso tiene un plato en la mano con un pedazo de queso, pan y chocolate cuando de repente en la pantalla de su televisor aparece en primera toma una uña podrida que requiere urgente un ungüento y  unos pies con malformaciones que Jorge Barón arregla en tan solo tres untadas de una crema x. Aquí es donde me da risa al ver que durante el día estuvo a punto de matarse por exceso de velocidad y en la noche pierde su tiempo miserablemente frente a un televisor, pero su subconsciente estaba ansioso por llegar temprano a casa, no para compartir con su esposa e hijos, sino para ver la uña con onicomicosis y los juanetes de Jorge Baron. Pero bueno, de lo que se trata es de “pasar el tiempo” de “no aburrirnos”

 Lo que no sospechamos ni siquiera ligeramente, es que cuando estamos más interesados en el mundo externo y en los demás, acabamos OLVIDÁNDONOS DE NOSOTROS MISMOS, acabamos por prestar más atención a otros y no desarrollamos en nosotros la habilidad de maravillarnos o admirarnos por las cosas simples de la vida, pegados del televisor es más difícil tomar consciencia, hablando con otra persona, generalmente del vecino, es más difícil tomar consciencia, no es que no se pueda, de hecho el estado de un iluminado es de consciencia permanente, por ello, todos los místicos sin excepción, nos han dicho que todas las respuestas están en nuestro interior, que la búsqueda de Dios empieza y termina en nuestro interior.

Ya hemos dicho que meditar es permanecer en el aquí y en el ahora y que la clave para lograr estar aquí y ahora es, inicialmente el silencio, es soltarnos de toda esa cantidad de compromisos sociales y culturales que nos impiden permanecer en estado de ALERTA, que nos impiden desarrollar CONSCIENCIA, una vez que desarrolles consciencia podrás ver televisión conscientemente, pero probablemente ya no te interesen las banalidades que vas a ver allí, probablemente al adquirir consciencia te des cuenta que por cada hora que pasas frente a un televisor 40 minutos te están tratando de vender algo y los otros 20 minutos vas a ver cosas que le pasan a los demás pero que no te pasan a ti, en consecuencia vives una vida donde a ti no te pasa nada, vives en el sueño de otros, mientras tu vida se va consumiendo en la cotidianeidad, en la costumbre.

ENTONCES: ¿CÓMO ESTAR PRESENTE?

La vez pasada dijimos: “NO-PENSAR ES LA PUERTA. Sin palabras es la entrada. Sin mente es el camino.”  No quiere ello decir que un iluminado o que una persona que ha desarrollado consciencia no va a volver a pensar, ni a hablar. No. Lo que sucede en él es que TODOS SUS ACTOS SON REALIZADOS DE MANERA CONSCIENTE.

Entonces la respuesta es empezar por aquietar nuestra mente, por tratar cada día que hallan menos pensamientos en  nuestra mente, ante la ausencia de pensamientos se crea un vacío en nuestra mente en nuestro cerebro y en ese momento de descanso, el subconsciente aprovecha para tomar información de otras fuentes poco utilizadas por nosotros y de otras desconocidas para muchos de nosotros que nos llega a través de nuestro ADN y de la consciencia colectiva y así llegamos a darnos cuenta que CONSCIENCIA no es otra cosa que COMPRENSIÓN. Recordemos que la mente es una creación humana, pertenece a la sociedad, por eso encontramos mentes católicas y mentes musulmanas, pero la CONSCIENCIA es DIOS MISMO, la CONSCIENCIA es el material último de que están hechas todas las cosas, llámalo Dios, Alma o simplemente llámalo Bin o Pun o Ra, el nombre es lo de menos, lo importante es que lo descubras en ti.

Así lo enseñó el Maestro:

“Cielo e infierno están dentro de ti. Las puertas están muy cerca: con la mano derecha puedes abrir una, con la izquierda, otra. Sólo un cambio de idea, y tu ser se transforma de cielo en infierno y de infierno en cielo. Esto ocurre sin parar. ¿Cuál es el secreto? El secreto es que siempre que no estés consciente, siempre que actúes de forma inconsciente, sin conciencia estás en el infierno. Si esta conciencia se vuelve tan integrada y consolidada que nunca la pierdes, entonces no habrá infierno para ti. Si la inconsciencia se vuelve tan integrada, tan consolidada que nunca la pierdes, entonces no hay cielo.

Pero afortunadamente, la inconsciencia nunca puede llegar a estar tan consolidada; una parte siempre permanece consciente. Cuando todo tu ser parece estar inconsciente, siempre hay una parte que permanece consciente y da testimonio. Aun cuando duermes, hay una parte que atestigua. Por eso al despertar por la mañana, dices que dormiste muy bien. Otras veces, comentas que tuviste un sueño intranquilo, espantoso; a veces afirmas, <<dormí tan profundamente, tan apaciblemente, fue una felicidad tan grande>>. ¿Quién sabe eso? Si estabas durmiendo, ¿Cómo ibas a saber si fuiste feliz en tu sueño? Una parte ha sido testigo; una parte estuvo siempre alerta. No puedes quedar totalmente inconsciente.

Y la conciencia, una vez que se logra, no puede perderse. Puedes olvidarla, pero no perderla. No se puede invertir el proceso. No se puede estar eternamente en el infierno –esa doctrina cristiana es totalmente falsa-, pero se puede estar eternamente en el cielo. Ése es el concepto hindú. El infierno sólo puede ser pasajero, sólo puede durar un rato, es temporal; el cielo puede ser eterno.”

Tomado del libro:

Un Pájaro Al Vuelo”. Página 84. Editorial Planeta.

COMPRENSIÓN ES LA CONSECUENCIA DE LA CONSCIENCIA

Pensemos en un cuarto oscuro  lleno de muebles en el cual estamos por primera vez, movernos en el es difícil, vamos a chocar constantemente, vamos a tropezar y vamos a caer, y cada paso que damos en ese cuarto oscuro lo damos con miedo, con temor, ese cuarto oscuro es la inconsciencia y los muebles representan las emociones-pecado, nuestra mente, ahora, si llevamos luz a ese cuarto sabremos exactamente dónde están los muebles, es decir, comprendemos que hay obstáculos y sabemos dónde están los obstáculos y por lo tanto ya no tropezamos y podemos incluso darle un uso a aquello que antes fue un obstáculo, y entonces,  aquello que antes era un obstáculo, ahora es una herramienta que podemos utilizar en nuestro beneficio, finalmente, si queremos salir del cuarto sencillamente utilizamos la puerta, esa luz es la comprensión, la consciencia. Así mismo es nuestra vida. Por inconsciencia tropezamos con nuestras emociones-pecados y caemos, pero cuando tenemos comprensión simplemente esquivamos las emociones-pecados, las utilizamos para ampliar nuestro marco de comprensión y nos desplazamos por la vida con un mínimo de sufrimiento y un máximo de gozo y felicidad. ¿No es eso lo que todos buscamos?

Así lo aprendí de mi maestro:

“La comprensión es casi lo mismo que la sabiduría, es casi un sinónimo de despertar. Es la transformación de toda tu inconsciencia en consciencia, como si saliera el sol de repente y desapareciera la noche con toda su oscuridad.

Habitualmente creemos entender las cosas, pero la mayor parte del tiempo no entendemos nada. Quiero señalar que siempre estás malentendiendo todo, no es por tu culpa, sino por la propia situación. Dado que tu consciencia es muy fina y la capa de oscuridad muy gruesa tienes que limitarte a entender algunas cosas de vez en cuando. Por lo general, la mayor parte del tiempo está todo distorsionado. Y no está en tus manos dejar de distorsionarlo.

Lo que sí está en tus manos es empezar a profundizar en tu ser, llevar más atención a las partes oscuras de tu ser. La vigilancia es como una luz. Y a medida que esa luz va penetrando, desaparece la oscuridad, la inconsciencia. Cuando seas absolutamente consciente, no habrá ningún malentendido.”

Tomado del libro:

 “No Tienes Nada Que Perder”. Página 101. Editorial Nomos Impresores.

Si quieres cambiar tu vida, si quieres traer más felicidad a tu vida debes ESTAR PERMANENTEMENTE ALERTA. Así lo aprendí de mi Maestro cuando dijo:

“Has estado tratando de cambiar muchas cosas en ti ¿Lo has logrado? ¿Cuántas veces has decidido no estar enfadado de nuevo? ¿Qué ocurrió con tu decisión?  Cuando llega el momento estás de nuevo en la misma trampa: te enfadas, y cuando ha pasado la ira, de nuevo te arrepientes. Se ha convertido en un círculo vicioso: cometes un acto de ira y después te arrepientes, entonces estás listo de nuevo para cometerlo.

Recuerda, incluso mientras estás arrepintiéndote no estás ahí este arrepentimiento es también parte del “pecado”. Por eso nada pasa… Porque no es una cuestión de esfuerzo. Más esfuerzo no ayudará. Es una cuestión de estar alerta, no de hacer esfuerzo.

Si estás alerta, muchas cosas sencillamente caen; no necesitas soltarlas. En la conciencia ciertas cosas no son posibles.” Negrillas fuera de texto.

Tomado del libro:

Sintonizarse Con La Existencia”. Página 144. Editorial Norma.

Es todo por hoy. Si quieres conocer más te invito a que leas “La meditación es de 24 horas al día” Cuéntanos que te parece.

Gracias por permitirme compartir la luz de mi corazón con cada uno de ustedes.

ISWARA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *