¿QUÉ ES LA LUZ DE LA QUE HABLAN LOS PROFETAS?

 Cualquiera que sea la iglesia a la que pertenezcas, estoy seguro que habrás oído hablar de “LA LUZ”, expresiones como “Hay que seguir la luz”, “Yo soy la luz”  son citas comunes de sacerdotes y pastores, nuestro gran maestro Jesús hizo varias referencias al término “LUZ”, así leemos en Juan 8:12 “Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida”, el evangelista Juan nos expresa en el capítulo 1 versículo 8 lo siguiente: “No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz”, el evangelista Juan trae otras referencias a la luz así: Juan 3:19 “Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres  amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas”. Juan 2:9 “El que dice que está en la luz, y aborrece a su hermano, está todavía en tinieblas”.

Pero surge una pregunta: ¿Cuál o qué es esa luz de la que hablan los iluminados y profetas?

Para hablar de la luz es necesario hablar primero de su opuesto: “LA OSCURIDAD” y lo primero que hay que decir de la oscuridad es que la oscuridad no existe, simplemente es la ausencia de luz, ¿Has pensado alguna vez, a dónde va la oscuridad cuando llega la luz? A ninguna parte, simplemente la oscuridad se desvanece, desaparece, por eso no es posible traer la oscuridad de ninguna parte, no es posible crear la oscuridad, la oscuridad es una de las paradojas más grandes de la existencia, no existe y sin embargo Es, No existe por sí misma, no tiene existencia propia, sin embargo permanece, la oscuridad es sencillamente, la ausencia de la luz. Y según la biblia primero fue la oscuridad y después la luz, así tenemos que lo que no es, es anterior a todas las cosas, en el génesis 1:1 leemos: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo…”

Nuestras religiones nos han enseñado a luchar contra la oscuridad y la han simbolizado con figuras como Satanás, el Demonio o las “Fuerzas de la oscuridad” y a su lado, o mejor, al lado opuesto, en el bando opuesto, luchando por la luz, están los llamados “Ángeles de luz” o “Fuerzas de luz”, y así, el hombre se ha ideado una película de policías contra ladrones, de buenos contra malos donde hasta el sol de hoy no se ha podido declarar un vencedor. No obstante, el hombre continúa luchando contra el mal, contra la oscuridad, siendo lo curioso del caso, que ni el Demonio triunfa ni ganan los ángeles, parece ser que en esa lucha las fuerzas y poderes son 50/50 a favor de cada uno y el destino de esa guerra es un eterno empate, no se vislumbra triunfador, y yo realmente no lo espero, si en más de cinco mil años, por señalar cualquier fecha, porque tanto la humanidad como su lucha es más antigua, no ha habido un triunfador, ¿Por qué habría de haberlo ahora? Sería injusto para cualquiera de los contendientes que después de tantos años de lucha equilibrada y pareja hoy hubiese un vencedor.

¡Ah! Olvida decir, que la lucha de la oscuridad contra la luz, no es exclusiva de las esferas demoníacas y divinas, dicha lucha se ha trasladado al hombre mismo, y se ha dividido al hombre en una parte oscura y otra divina, en una parte demoníaca y otra divina, y entonces, a las emociones que perturban al hombre, la religión las llamó “pecado”, “oscuridad”, “acciones realizadas por obra o insinuación del demonio”  y animó al hombre a cultivar las virtudes y a luchar contra la oscuridad y miles de años después las emociones “pecados” perduran en el hombre, y salvo contadas excepciones, han sido derrotadas por algunos hombres de la categoría de un Cristo o un Buda. Tampoco a este nivel ha habido un vencedor.

Para fines prácticos vamos a hablar de emociones “pecado” y de emociones “virtudes” entendiendo por emociones “pecado” aquellas que causan, a nosotros mismo o a otros, un perjuicio o malestar ya sea físico o psíquico, ya sea inmediato o a largo plazo, aunque de manera inmediata sintamos placer o alegría, y a título de ejemplo tenemos el odio, la ira, la violencia, la intolerancia etc. Y entenderemos por emociones “virtudes” aquellas que nos producen o generan en otras personas, bien sea un estado saludable, de bienestar, alegría, satisfacción, gozo, dicha o felicidad.

Esa eterna lucha del hombre contra la oscuridad, emociones “pecados” es sencillamente estúpida, pues no se puede luchar contra lo que no existe.

Y es que esas emociones que las religiones han denominado pecado, sencillamente no existen, son como la oscuridad, una ausencia de algo, veamos: El odio contra el cual luchamos, realmente no existe, ya que si nos llenamos completamente de amor, no habrá en nuestro ser espacio para el odio, si tu corazón está lleno de amor ¿Dónde se albergará el odio? No tiene cabida, entonces el odio es sencillamente ausencia de amorla ira tampoco es tan real como aparenta, es simplemente ausencia de compasión, la brusquedad essencillamente ausencia de ternura y la ignorancia es sencillamente ausencia del estado búdico, y digo que estas emociones “pecados” son como la oscuridad, no tienen existencia propia, pues si observamos detenidamente cualquiera de estas  emociones son diluidas, opacadas o disipadas por las emociones opuestas que tienen más permanencia, el amor existe en todos los seres humanos, por agresivo, cruel o despiadado que sea un hombre en él existe el amor, ya sea que lo exprese únicamente hacia su familia o su perro pero en últimas expresa amor, la compasión también es común a todos los hombres, basta dar un vistazo a un mafioso haciendo casas para los pobres, repartiendo regalos, dinero y ayudando al grupo cercano de colaboradores, cuando así actúa lo hace movido por la compasión, o un mejor ejemplo, observemos como ante un desastre natural todos los hombres son movidos a colaborar en una u otra forma, sobran voluntarios y donaciones para paliar la situación de desgracia de nuestros congéneres o por lo menos nuestro corazón se contrita o se conduele ante el dolor ajeno, ello es una expresión de su compasión, entonces nos damos cuenta que todas estas emociones existen en el hombre desde siempre, son permanentes o inherentes al ser humano, aunque en muchos de nosotros estén latentes u ocultas, mientras que las emociones “pecados” deben surgir en un momento determinado o por una circunstancia especial y sólo como respuesta a una acción y no debemos perder de vista que no a todo el que ofenden siente odio,  En cambio, han existido y existen personas que no sienten odio, o que si lo sintieron en algún momento de su vida lo trascendieron, a manera de ejemplo: Tenemos a Jesús, Buda, Gandi, La Madre Teresa, María, Mahavira y tantos hombres y mujeres santos y piadosos que han existido y que son un bello ejemplo de que en cada uno de nosotros las emociones “virtudes” existen y han existido por siempre.

Como quiera que el hombre ha venido luchando desde siempre contra el fantasma de las emociones “pecado” y el triunfo es sólo esporádico y de un puñado de hombres, nos lleva a pensar que el método que estamos empleando es equivocado, por lo tanto, si queremos obtener más triunfos hemos necesariamente de cambiar el método.

Para efectos de este artículo vamos a decir que LA LUZ es el estado de consciencia que tenemos sobre algo, es el estar conscientes de lo que producen en nuestro cuerpo-mente las emociones “pecados” o las emociones “virtudes” que tenemos, entonces, si sentimos odio y tomamos consciencia que dicha emoción produce en nuestro cuerpo-mente un malestar, estamos teniendo luz sobre esa emoción, por lo tanto es estúpido alimentar el odio si sabemos que los perjudicados somos nosotros. Si somos conscientes que fumar es una acción que tarde o temprano nos pasa la cuenta al banco de nuestra salud, estamos teniendo luz sobre ese placer que causa el fumar, e igualmente nos pasamos de tontos cuando lo sabemos y aun así realizamos el acto de fumar. Simplificando diremos que: “CONSCIENCIA es igual a LUZ.”

Por lo tanto la nueva táctica no es luchar contra el odio, la ira, la intolerancia, las llamadas emociones “pecado” que como ya sabemos son carencias, entonces la nueva táctica es llenarnos de todo aquello que representa la ausencia de cada una de esas emociones “pecados”, es tomando consciencia  de que en nuestro interior hay un vacío, una carencia que permite que las emociones “pecado” tengan vida y llenar ese vacío, siendo el amor el ingrediente básico para llenar ese vacío, pues del amor surgen todas las emociones “virtudes”, entonces,  llena de amor tu corazón y habrás traído luz a tu oscuridad y sólo así, podrás ser feliz,  ese crear consciencia es la luz y es actuando sobre la luz que podemos hacer algo contra la oscuridad es prendiendo el bombillo que podemos disipar la oscuridad, no hay otra forma, no puedes disipar la oscuridad con una escoba, con cuchillo, un revólver o un cañón, pero sí la puedes derrotar con un fósforo, una luz.

Entonces, para modificar nuestros actos que nos causan sufrimiento, dolor, pena, tristeza (El pecado, la oscuridad), tendremos que actuar desde la consciencia, desde la luz, y sólo así podremos triunfar.

Esa luz de que hablamos no es otra cosa que consciencia, adquirir luz, es tomar consciencia de nuestros acciones y las repercusiones que ellas tienen en nosotros, esa es la luz con la que vamos a enfrentar las emociones “pecado” y de ella hablaremos en la próxima entrega.

Por hoy, basta con decirles que lo aquí expresado lo aprendí de mi Maestro Osho cuando lo enseño así:

  “Lo primero: si meditas sobre la oscuridad descubrirás que la oscuridad no existe. Está ahí, pero no existe. Es un misterio mayor que la luz. No existe en absoluto. Más bien, al contrario: es simplemente la ausencia de luz. La oscuridad no se encuentra en ninguna parte; no puedes hallarla. Es, sencillamente, la ausencia de algo. No existe por sí misma, no tienen existencia propia. Es, sencillamente, la ausencia de la luz.

Si hay luz, no hay oscuridad. Si no hay luz, hay oscuridad. Es la ausencia de luz, no una presencia de algo. Por eso la luz viene y se va; la oscuridad permanece. No existe, pero puedes crear la oscuridad, no puedes destruir la oscuridad. Está ahí siempre… sin tener existencia propia.

Lo segundo que descubrirás si contemplas la oscuridad es que debido a su no existencia no puedes hacer nada con ella. Y si intentas algo no lo conseguirás. No puedes vencer la oscuridad. ¿Cómo puedes derrotar a algo que no existe?

…¿Cómo vas a luchar con algo que no existe? Y recuerda que has estado luchando contra muchas cosas que no existen, cosas que son simplemente como la oscuridad.

El conjunto de la moralidad es una lucha contra la oscuridad. Por eso es una estupidez. La moralidad, incondicionalmente es una lucha contra la oscuridad, una lucha contra algo que en sí mismo no existe. El odio no es real; es simplemente la ausencia de amor. La ira no es real; es simplemente la ausencia de compasión. La ignorancia no es real; es simplemente la ausencia del estado búdico, de iluminación…

Si quieres modificar la oscuridad tendrás que actuar sobre la luz, no sobre la oscuridad.

Lo tercero sobre la oscuridad es que se halla profundamente involucrada con tu vida de millones de maneras.

Siempre que te enfadas, tu luz interior desaparece. En realidad te enfadas porque tu luz ha desaparecido y la oscuridad ha hecho acto de presencia. Sólo puedes enfadarte si eres inconsciente.”

Tomado del libro:

Tantra: La Suprema Comprensión” página 67, Osho. Editorial Gulaab.

Es todo por hoy. Si te gusto y quieres saber más, te invito a que leas “Luz es igual a consciencia.”

Gracias por permitirme compartir la luz de mi corazón con cada uno de ustedes.

ISWARA

10 comentarios en “¿QUÉ ES LA LUZ DE LA QUE HABLAN LOS PROFETAS?

  • There are some interesting time limits in this article but I don抰 know if I see all of them heart to heart. There’s some validity however I’ll take maintain opinion until I look into it further. Good article , thanks and we would like extra! Added to FeedBurner as nicely

    • ¡Que bien! esa es la idea, que podamos entrar a discutirlo y conocer varios puntos de vista. Mi intención es crear duda y curiosidad, no convencer a todos de que piensen igual que yo.

  • An interesting dialogue is worth comment. I believe that you must write extra on this subject, it may not be a taboo topic but generally individuals are not enough to speak on such topics. To the next. Cheers

  • I precisely had to appreciate you once more. I’m not certain what I would’ve followed in the absence of the entire solutions discussed by you about such industry. It has been a very frightening situation for me personally, but encountering a skilled way you treated it made me to leap for joy. Now i’m happier for this information and wish you are aware of an amazing job you are always putting in educating other individuals using a site. Most probably you’ve never encountered any of us.

    • Qué bien, es muy gratificante leerte, espero que te animes a continuar con tu proceso de supervivencia espiritual, un abrazo. Si quieres conocer más te invito a que nos sigas en redes sociales como @ExperienciaIswara

  • I am glad for commenting to let you be aware of what a notable experience my friend’s child had using your web page. She learned so many issues, with the inclusion of how it is like to have a marvelous coaching spirit to have folks clearly gain knowledge of a variety of hard to do matters. You truly surpassed our own expectations. Thank you for churning out these powerful, dependable, explanatory and as well as easy tips on the topic to Ethel.

    • ¡Maravilloso! que bonito es saber que les estoy ayudando en su proceso de supervivencia espiritual. Un abrazo y espero que vuelvan pronto por acá. Si quieres conocer más te invito a que nos sigas en redes sociales como @ExperienciaIswara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *